• La patronal de la automoción en Canarias denuncia que este 18 de septiembre se cumple el plazo para que el ejecutivo regional active el Plan Moves II para adquirir un vehículo electrificado.
  • “Es una pena que teniendo una deducción fiscal específica para este tipo de vehículos no se esté aprovechando para lograr ese objetivo de un parque móvil más sostenible”, afirma el presidente de Aconauto, Manuel Sánchez.

 

Canarias puede perder las ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas, 4,7 millones de euros si el Gobierno de Canarias no lo activa de inmediato. Es lo que advierte Aconauto Canarias cuando quedan tan solo siete días para que se venza el plazo de activación del Plan Moves II de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible.

Este plan fue aprobado mediante el Real Decreto 569/2020 por el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el pasado 16 de junio y publicado en el BOE el 18 de junio. La coordinación y seguimiento del MOVES II corresponde al IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) y deben ser las comunidades autónomas las encargadas de su gestión y de llevar a cabo las convocatorias en sus respectivos territorios en un plazo de tres meses desde la entrada en vigor de este real decreto.

“Tres meses después vemos como esas matriculaciones se han frenado”, afirma Manuel Sánchez, presidente de la patronal. “Creemos que esta es una oportunidad para mejorar la eficiencia del parque móvil canario, por eso es tan importante que el Gobierno de Canarias publique cuanto antes las bases de este plan y su convocatoria. Si apostamos por una movilidad sostenible, aprobar el Plan Moves Canario es el primer paso”, añade.

En concreto el Plan Moves II tiene una dotación presupuestaria de 100 millones de euros para toda España.  Las ayudas que contempla pueden ir desde los 600 euros para cuadriciclos ligeros eléctricos y hasta los 15.000 euros para la compra de camiones y autobuses eléctricos. Para la compra de turismos eléctricos pueden llegar, dependiendo del tipo de beneficiario, hasta los 5.500 euros con achatarramiento y hasta los 6.000 euros, igualmente con achatarramiento, en el caso de vehículos comerciales de hasta 3.500 kg.

El anuncio de este plan se produjo en un momento crucial para el sector. De esta manera, desde Aconauto “lamentamos que ese efecto llamada que se produjo al inicio, se haya perdido entre nuestros clientes. Es una pena que, teniendo una deducción fiscal específica para el coche eléctrico e híbrido, no se esté aprovechando para lograr ese objetivo de un parque móvil más sostenible”.

“Los concesionarios y los consumidores esperan con atención la aprobación de estas ayudas. Sabemos que ayudarán a reactivar la demanda. Algo que hemos visto, por ejemplo, en Madrid donde sí se ha activado este plan y donde ya se han agotado los fondos. Todo un éxito”, concluyen.