• “Ahora más que nunca es necesario un plan de ayudas al sector que estimule la demanda y al mismo tiempo, la renovación del parque móvil en Canarias, uno de los más viejos de todo el país, lo que contribuiría a reducir considerablemente las emisiones de CO2”, ha asegurado Manuel Sánchez, presidente de Aconauto Canarias
  • Las matriculaciones de turismos y todoterrenos llegan a un descenso del 97,8% en el mes de abril, tras el cierre de todos los puntos de venta en las islas por el estado de alarma declarado por el Gobierno
  • En los primeros cuatro meses de este año se ha detectado un descenso del 46,6%. La evolución en las ventas indica que el sector se encamina al peor ejercicio de su historia

La crisis sanitaria hunde a mínimos al sector de la automoción en las Islas, según los datos que recoge Aconauto, la patronal de concesionarios de automoción de Canarias. En el segundo mes tras la declaración del estado de alarma y el consecuente cierre de los concesionarios, el archipiélago registra un descenso en las matriculaciones del 99,7%, con solo 82 unidades este mes de abril.

“Ya desde pasado mes de marzo habíamos vaticinado que las cifras de abril iban a ser dramáticas”, ha señalado Manuel Sánchez, presidente de Aconanuto Canarias. “Con estos resultados, una caída de más de 99%, ahora más que nunca es necesario un plan de ayudas al sector que estimule la demanda y al mismo tiempo, la renovación del parque móvil en Canarias, uno de los más viejos de todo el país, lo que contribuiría a reducir considerablemente las emisiones de CO2, sin olvidar la clara desventaja con los actuales sistemas de seguridad de un vehículo de más de 12 años”, ha concluido.Gráfico de Aconauto Canarias

Por canales, en el subsector de turismos y 4×4, el peor registro lo encontramos en los rent a car con solo dos vehículos vendidos, un descenso del 99,56%. Por otro lado, los coches de empresa han bajado un 96,93%, registrando solo 24 unidades en los últimos 30 días. Las matriculaciones de particulares llegan al 97,64% con 56 coches.

Por tipo de vehículo, se han vendido este mes de abril 82 turismos y 4×4, lo que representa un 97,73% menos. Los vehículos comerciales han bajado un 94,8%, con 59 vehículo y el subsector de las motocicletas un 94,28% menos con respecto a abril de 2019.

Se observa además que las matriculaciones con respecto a los cuatro primeros meses de 2019 han descendido un 46,6% de enero a abril de 2020 hasta las 8.262 unidades. Todos estos datos apuntan a que este sector estratégico en el tejido productivo de Canarias se encamina al peor ejercicio de su historia. La previsión de Aconauto Canarias es que cierre este 2020 con un retroceso de al menos un 40%, lo que dejaría el mercado total en unas 38.000 unidades.

Unas estimaciones que están en la línea de las realizadas por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, ANFAC y la patronal de concesionarios Faconauto que calculan caer entre un 40% y un 45% en el conjunto de 2020, con unos volúmenes cercanos a las 700.000 unidades en toda España. Este escenario ya tiene en cuenta un periodo de estado de alarma y confinamiento de dos meses, con una desescalada progresiva desde el mes de mayo, y una caída del PIB de entre el 5% y el 6%.

El sector entiende además que la incertidumbre económica entre los consumidores provocará que los dos primeros trimestres posteriores a la finalización del estado de alarma serán duros en cuanto a las ventas de vehículos. Se espera que la tendencia mejore lentamente a partir del verano, siempre con cifras de comercializaciones muy por debajo de las registradas en 2019 y cercanas a las peores estadísticas de la crisis económica de hace una década.

En este sentido, y teniendo en cuenta que Canarias es una de las regiones que ha logrado controlar de una forma más eficiente la expansión y los efectos del coronavirus, la patronal de los concesionarios de automoción, Aconauto Canarias, solicitó al Ejecutivo canario que tuviera en cuenta a este sector estratégico para reanudar cuanto antes la actividad en los puntos de venta y poniendo sobre la mesa que los concesionarios ya han hecho los deberes aprobando junto a las organizaciones sindicales un protocolo sanitario para el reinicio de la actividad productiva.

El negocio de los concesionaros de automoción aún tardará meses en alcanzar niveles que aseguren la subsistencia y los datos de empleo previos al estallido de la pandemia. Por este motivo, desde Aconauto se ha pedido a la Administración que permita mantener los ERTE por causa mayor y que la recuperación del empleo se pueda llevar a cabo de forma gradual.

El motor constituye un sector clave en las islas: los concesionarios de automoción facturaron el año pasado en Canarias 708 millones de euros, un 19,8% más que en 2018. El negocio que generan estos establecimientos representa el 3,3% del producto interior bruto (PIB) de la Comunidad Autónoma. De esta industria dependen cerca de 7.000 empleos directos en el archipiélago, además de otros 20.000 indirectos.